JAPÓN Y EL ENVEJECIMIENTO

JAPÓN Y EL ENVEJECIMIENTO

«El país del sol naciente se encuentra desde hace dos décadas en una etapa de su historia marcada por el envejecimiento extremo de sus habitantes»

La ONU define a una sociedad envejecida cuando el 7% de su población total tiene 65 años o más

ESTIMACIONES

Se cree que el envejecimiento de la población en Japón superará al del resto de naciones, ya que el país tiene la mayor proporción de población anciana del mundo; más del 20% de la población japonesa tiene 65 años.

En 1989 tan sólo el 11,6% pertenecía a ese grupo, pero las predicciones indican que el 25,6% pertenecería a ese grupo en 2030. Dichas estimaciones fueron actualizadas en 2011, revelando que el 23,1% de la población tiene 65 años o más, y el 11,4% tiene más de 75 años, la mayor ratio en el planeta.

Este cambio, denominado en Japón kōreikashakai habrá tenido lugar en un período de tiempo más corto que en cualquier otro país.

 

CAUSAS

Un número de factores contribuyeron a esta tendencia hacia familias más pequeñas: educación alta, devoción por criar hijos sanos, matrimonio tardío, aumento de mujeres en el ámbito laboral, casas y apartamentos con poco espacio, educación sobre los problemas de la sobrepoblación, y los altos costes de la educación infantil.

La esperanza de vida, de 76,4 años para hombres y 82,2 años para mujeres en 1993, eran los más altos en el mundo (la esperanza de vida al final de la Segunda Guerra Mundial era de 50 años para ambos sexos). La tasa de mortalidad en 1993 estaba estimada en 7,2 por 1000 personas.

Las principales causas de muerte son cáncer, enfermedades del corazón, y enfermedades cerebrovasculares, un patrón común a las sociedades industrializadas. Este envejecimiento de la población fue llevado por una combinación de un bajo ratio de fertilidad y altas esperanzas de vida. En 1993 la tasa de nacimiento estaba estimada en 10,3 por 1000 habitantes.

La planificación familiar era casi universal, siendo los condones y abortos legales las mayores formas del control de natalidad.

 

POLÍTICAS DE GOBIERNO

El declive de la cohorte de la gente en edad de trabajar podría liderar a una economía en encogimiento si la productividad no crece más rápidamente que la tasa de la fuerza trabajadora.

Para eso Japón necesitaría hacer crecer su fuerza laboral y su producción industrial para ayudar a su población envejecida.

Japón está contrarrestando estos problemas demográficos desarrollando leyes para mantener a toda la población posible en la fuerza de trabajo.

Japón se ha establecido metas para definir la conciliación de la vida ideal que proveería al medio necesario para que las parejas puedan tener más hijos con la aprobación de la Ley de Cuidado de Hijos y Familias

 

INCREMENTAR LA TASA DE NACIMIENTOS

Mejorar los centros infantiles y guarderías, evitar la discriminación de la mujer en varios campos de la sociedad, incentivar el matrimonio, la conformación de una familia y la reproducción con ayuda de la ciencia, son algunas de las medidas, y que, de no ser así, Japón no tendría más remedio que buscar ayuda en el extranjero facilitando la inmigración de personas para evitar una reducción importante de sus habitantes

Comentarios

comentarios

Facebook

EDICIÓN MAYO 2017

EDICIÓN ABRIL 2017

EDICIÓN MARZO 2017

EDICIÓN FEBRERO 2017

EDICIÓN ENERO 2017

EDICIÓN DICIEMBRE 2016

DISEÑO DE PÁGINAS WEB

Pin It on Pinterest

Share This