HIROSHI ISHIGURO

HIROSHI ISHIGURO

«En pocos años no podremos distinguir entre robots y humanos. El profesor japonés, conocido por crear humanoides iguales a sí mismo, cree que las máquinas podrán hacer lo mismo que las personas».

Hiroshi Ishiguro (Kioto, 1963) es igual que su robot. o su robot es igual que él. El mismo pelo negro que enmarca el ceño fruncido y el rictus serio. Aun hecho de silicona, el Ishiguro androide también habla y contesta preguntas buscando las mismas expresiones que utilizaría un humano.

Ese es el verdadero objetivo del Ishiguro real, el director del prestigioso Laboratorio de Robótica Inteligente de Japón: crear humanoides que puedan hacer las mismas funciones que un humano. 

¿Qué hacemos con el resto de personas? ¿Ir al cine, hablar, ayudarnos? Pues eso mismo podremos hacer con un robot. Lo más importante es que serán alguien con quien mantener una conversación, asegura en una entrevista durante el Congreso Español de Informática, en la sede del grupo de investigación BISITE de la Universidad de Salamanca.

El profesor de la Universidad de Osaka ha estado más de 15 años investigando sobre este tipo de máquina y ya no pone límites: ni de idioma, ni de tarea, ni siquiera de sentimientos. Ishiguro está convencido de que serán como nosotros, solo que mucho más listos. “Podrán aprender cualquier cosa porque son ordenadores, podrán acceder a su propia intranet y tendrán una memoria inigualable”, asegura entusiasmado.

Serán, además, personalizables, todo dependerá de la programación que su propietario quiera darle. Vanguardista al extremo en inteligencia artificial, menosprecia la inteligencia de Siri o de cualquier asistente virtual por “su simple funcionamiento”. Por supuesto que sus robots podrán hacer también ese tipo de funciones. En su utopía robótica todo es posible…

Pregunta.¿En qué tareas imaginan trabajando a estos robots?

Respuesta. En cualquiera, absolutamente en cualquiera. Algunos ejemplos podrían cuidar de ancianos, trabajar en la enseñanza, atender en tiendas y restaurantes, en espacios públicos, en estaciones de metro, trenes, autobuses…

P. En una conferencia señaló que creía posible que los humanos se enamoraran de robots de anime.

R. Sí y lo mantengo. Por ejemplo, hay gente que se siente fuertemente atraída hacia los caracteres animados, aquí en Japón pasa hacia los personajes de anime. Pues imagine con unas criaturas que podrán interactuar como un humano real.

P. Pero, ¿será algo unilateral o los robots que está creando podrán sentir?

R. Tendrán sentidos, pero también podrán expresar emociones. Podrán decir: ‘Yo siento pena, alegría, celos…’. Igual que los humanos, no habrá ninguna diferencia fundamental.

P. ¿Cree que si se parecen cada vez más y más los robots a los humanos terminarán siendo indistinguibles?

R. Por supuesto, en pocos años no se podrán distinguir. De hecho, hay niños y gente muy joven que no los distinguen ya.

“El final de la era de la información coincidirá con el comienzo de la era robot”

FUENTE: ©EL PAIS.COM

Comentarios

comentarios

Facebook

EDICIÓN MAYO 2017

EDICIÓN ABRIL 2017

EDICIÓN MARZO 2017

EDICIÓN FEBRERO 2017

EDICIÓN ENERO 2017

EDICIÓN DICIEMBRE 2016

DISEÑO DE PÁGINAS WEB

Pin It on Pinterest

Share This