VIDEO: Gran terremoto de Japón Oriental 東日本大震災 Higashi-Nihon Dai-shinsai

Artículo publicado en la Revista Atarimae Magazine Edición Nro. 5 – Marzo 2017

El viernes 11 de marzo del 2011, Japón se vería azotada por el peor terremoto de la historia reciente. Y es que desde hacía algo más de 140 años que el país no se veía afectado por un desastre natural de semejantes proporciones. En realidad, el cataclismo no comenzó ese mismo día, estudios posteriores coincidieron en que el terremoto de magnitud 7 en la escala de Richter que se presentó el 9 de marzo cercano a la zona del sismo principal ha sido el gran desencadenante para el gigantesco movimiento de tierra que se produciría tan solo unas horas después.

El epicentro fue situado a 373 kilómetros de la capital Tokio y a 137 kilómetros al este de Sendai, Honshu. Tuvo una profundidad de 32 kilómetros y una duración aproximada de 6 min, luego de los cuales se presentaron algo más de 100 réplicas, algunas alcanzando más de los 6 de magnitud en la escala de Richter. El terremoto principal ha sido situado entre los 9 y 9.2. Aunque los primeros registros se situaron en los 7.9, rápidamente se hicieron las correcciones y se estuvo manejando una magnitud cercana a los 8.9.

El número de muertes calculadas luego de pasada toda la catástrofe ascendieron a más de 15.000 personas, casi 6.000 heridos y más de 3.000 personas desaparecidas.

Todos estos cálculos se hicieron a través de las 18 prefecturas que conforman el que país, que se vio afectado en toda su longitud territorial por aquel violento movimiento de tierra. Dentro del archipiélago, la isla principal de Japón fue tan fuertemente
sacudida que posteriores imágenes satelitales confirmaron que incluso se desplazó unos 2 metros. 
Con la sacudida, llega el tsunami. La alerta fue emitida principalmente en los países más cercanos como lo son Filipinas e Indonesia, sin embargo, rápidamente la alerta sería expandida a la costa del Pacífico que cubre otros países como Hawái, Rusia, Estados Unidos y Australia. La alerta se mantuvo durante hora también en países de Latinoamérica, Perú, Chile, Colombia, México, Costa Rica, Panamá, todos ellos mantuvieron sus alarmas encendidas, aunque en la mayoría de estos países el daño fue mínimo cuando no inexistente. En la costa de Oregón, en Estados Unidos se registró una muerte producto del fuerte oleaje además de una serie de daños materiales.

Finalmente olas de 10 metros golpearon por la costa Norte del archipiélago de Japón, causando daños de gigantesca proporción a nivel estructural y aumentando a su vez el número de muertes y desapariciones como producto del movimiento de tierra inicial y sus más de 100 réplicas posteriores. En Hawái, muchos turistas y residentes locales fueron evacuados rápidamente ante el peligro inmanente, llegada la ola, esta se adentró unos 30 metros en el territorio como se pudo registrar de manera posterior, sin embargo, no resultó en pérdida de vidas.

En Indonesia, debido al fuerte movimiento de las placas, el volcán Karangetang entró en erupción, lo que obligó a una rápida evacuación de los residentes de la zona.

Consecuencias principales en Japón y el mundo

El país se vio fuertemente afectado por los daños que produjo el terremoto, que produjo una serie de incendios en varias refinerías de petróleo. A nivel de transporte, grandes porciones de carreteras quedaron destruidas o cubiertas totalmente por agua, lo que dificultó la comunicación entre ciudades durante horas e incluso días. El sistema de tren rápido que comunica buena parte de país fue suspendido durante varios días ya que la infraestructura general del sistema de transporte sufrió averías importantes debido al desplazamiento.

A pesar de que Japón es un país acostumbrado a los movimientos telúricos de alta magnitud y que buena parte de la población está siendo entrenada de manera constante en cuanto a las evacuaciones y las precauciones a tomar a la hora de un sismo, el pánico fue realmente generalizado. El sistema te telecomunicaciones también presentó fallos durante muchas horas, esto contribuyó a que durante los primeros momentos de la tragedia no se tuviese verdaderas luces y cifras con respecto a su magnitud y alcance en cuanto a daños.

Las plantas nucleares sufrieron importantes averías en su infraestructura, de hecho, hubo que declarar un estado de emergencia debido a una fuga radioactiva en la planta nuclear de Fukushima donde un raudal de radiación estuvo sin control durante un momento debido a una falla en el sistema de refrigerio. A nivel mundial, siendo Japón la tercera economía del mundo, el golpe se hizo sentir. Las acciones de las principales empresas cayeron, algunas de forma más estrepitosa que otras. De igual modo, los precios del petróleo se vieron afectados, así como todo el sistema de importaciones e intercambio internacional vía marítima o aérea.

©ATARIMAE MAGAZINE

Artículo publicado en la Revista Atarimae Magazine Edición Nro. 5 – Marzo 2017

 

Comentarios

comentarios

Facebook

EDICIÓN MAYO 2017

EDICIÓN ABRIL 2017

EDICIÓN MARZO 2017

EDICIÓN FEBRERO 2017

EDICIÓN ENERO 2017

EDICIÓN DICIEMBRE 2016

DISEÑO DE PÁGINAS WEB

Pin It on Pinterest

Share This